BIOGRAFIA

Carlos Oliva... cantante, músico, compositor, productor, director de la orquesta Los Sobrinos del Juez. Nació el 15 de febrero en Sancti Spíritus, Las Villas. Demostró sus aptitudes musicales desde muy temprana edad y muy joven dominaba las congas, bongoes, batería Salió de Cuba en 1961, vía Colombia y ahí se radicó en Estados Unidos. Debido a sus vínculos con la Juventud Católica Cubana, comenzó a trabajar en el campamento “Matecumbe” de la “Catholic Welfare” a través del programa “Pedro Pan” donde sirvió como instructor o “consejero”, atendiendo a los niños que llegaban sin sus padres. En sus momentos libres compartía con otros muchachos, que como él sentían la inclinación y la afición por la música; uno de ellos era Willy Chirino. Con su entusiasmo y optimismo forma un trío, y comienza a actuar en el Hotel Sands de Miami Beach. Es ahí donde conoce a Julio Gutiérrez músico, arreglista y compositor cubano de la década de los 40, autor de los legendarios boleros “Inolvidable” y “Llanto de Luna” y se fueron a New York junto con Willy Chirino, el pianista Robertico Lozano y el tenor Héctor Fernández; luego Chirino regresó a Miami y Carlos se quedó cantando y tocando batería en la Orquesta de Julio Gutiérrez. En 1967, todavía en New York organizó un trío con Eddy Elmer y Héctor Fernández, quien después, ya en Miami, sería sustituido por su hermano Javier Oliva. Así surgieron “Los Sobrinos del Juez”, (The Judge’s Nephews) nombre inspirado en la famosa frase de Sammy Davis Jr... “Here comes the Judge”. Tuvieron una exitosa temporada en el restaurante “The Forge” en Miami Beach, donde comenzaron a interpretar temas como “La Guantanamera” y “Cu cu rru cu cú, paloma” a ritmo de rock y temas de Stevie Wonder en tiempo de son y guaracha comenzando así a experimentar y desarrollar lo que más adelante sería conocido como “El Sonido de Miami” de ahí que el Times Magazine lo acredita como el precursor de este popular sonido musical. En esa época, una de las asiduas visitantes a “The Forge” era la actrtiz cinematográfica Connie Stevens. A ella y a su representante les llamó la atención el estilo único de los “Los Sobrinos del Juez” y los contrataron para hacer una larga temporada en los principales escenarios de Las Vegas, donde tuvieron una acogida sin precedentes llegando a actuar en el Mike Douglas Show de la NBC Televisión. Ya se habían grabado dos discos de larga duración con muy buena acogida a nivel local cuando sucedió lo inevitable... el éxito internacional “Glorioso San Antonio”, de la autoría de los brasileños Antonio Carlos y Jocaffi. A partir de ahí han venido cosechando éxitos tales como “Pelotero La Bola”, “Ekelecuá”. “Díme si te gusto”, “Vehículo”, “Yayabo” “Nada como Miami” y muchos más. Corría el año 1974 y fue por esa época que un joven e inquieto admirador de “Los Sobrinos del Juez” llamado Emilio Estefan y quien dirigía un grupo musical masculino “Miami Latin Boys” le pidió a Carlos que lo ayudara a grabar un disco. En ese tiempo Oliva grababa para el sello “Audio Latino” propiedad de Tomás Fundora, y éste le dijo “Si tú lo produces, yo lo grabo”. En ese momento acababan de ingresar al grupo Gloria Fajardo y su prima Mercy, por lo que se les ocurrió “bautizarlos” como “Miami Sound Machine”, lo demás es historia. En 1979, Oliva fundó su propia compañía disquera “Common Cause Records”, “Causa Común”, para continuar con el trabajo que había iniciado como productor, no solamente de Miami Sound Machine sino también de Frankie Marcos y su grupo Clouds y de William Sánchez, ex director musical de la orquesta de “Sábado Gigante”. Todos talentos residentes en Miami. Carlos Oliva junto a su amigo, arreglista y asociado Camilo Valencia han sido los creadores de temas musicales para innumerables shows de televisión como Sevcec, Padre Alberto, Casa Club Magazine, además de “Cristina” y “Ocurrió Así”, ambos ganadores del BMI Latin Awards. Ha escrito más de 100 comerciales de radio y televisión entre los que se destacan: Budweiser, Coors Light, Kellogg’s, Mac Donalds, RC Cola, Pollo Tropical, Entenman’s, Bacardi Breezer, Sears, Lipton, Brandsmart y Ford Motor Company, de quien fuera el vocero para la comunidad Hispana del sur de la Florida. Ganador de muchos reconocimientos y premios como del preciado “Emmy Award” por la música de la campaña “Pégate al 23”, del Canal 23 en Miami, filial de Univision Network. (Datos extraídos del libro “Son y Sazón Cubano” de María Argelia Vizcaíno donde el artista participa aportando su receta favorita de la cocina cubana). Ganador del Premio a la Cubanía

Los Sobrinos del Juez, están cumpliendo 50 años de fundada en este 2017 y Carlos celebra sus 54 años de carrera artística  y es por ello que pedimos que sea nombrado una calle con su nombre, mérito correspondiente a una figura artística que durante su carrera ha sido ejemplo de ser humano en su vida personal y publica por sus contribuciones a las causas nobles y sociales. 

Los Sobrinos del Juez agrupación musical creada por Carlos Oliva refleja la fusión musical de la cultura latina y anglo en los Estados Unidos de América,el gozo libre y espontáneo de los residentes del sur de la Florida que han bailado con esta agrupación musical en especial  los cubanos exiliados que se asentaron en esta zona.

Con el paso del tiempo la inmigración latinoamericana proveniente de otros países disfruto con esta agrupación.Carlos es uno de los más fieles exponentes de la mezcla cultural de generaciones de cubanos y de otras nacionalidades que se fusionan día a día en esta ciudad, un creador de un movimiento musical que complacía los gustos diversos y las inquietudes de muchos que al verse obligados abandonar sus tierras encontraron en Carlos Oliva y Los Sobrinos del Juez un refugio musical de mezcla de géneros y ritmos musicales hecho a la medida de esas inquietudes.

El nombrar una calle tiene que ser a una personalidad que halla entregado su talento y su vida a esta ciudad (Condado Miami Dade) y no personas que están lejos de los valores que nos caracterizan y los políticos  no deben permanecer ajenos a las exigencias de la comunidad, el deseo de artistas y publico en que sea reconocido Carlos Oliva con el honor que representa ser nombrada una calle como "Carlos Oliva Way" a uno de los creadores más importante de Cuba en cualquier parte del mundo, pero es además un homenaje a los 50 años de fundada la Orquesta Los Sobrinos del Juez y a los 54 años de carrera artística del más querido de nuestros talentos.

CARLOS OLIVA & LOS SOBRINOS DEL JUEZ 

...”Y SEGUIMOS GUARACHANDO”